Rehabilitarte rechaza las acciones en contra de Azul Positivo

Rehabilitarte rechaza las acciones en contra de Azul Positivo

La Fundación Rehabilitarte rechaza las acciones del pasado 12 de enero, en donde fueron detenidos seis miembros de Acción Zuliana Por la Vida (Azul Positivo).

Estas acciones obstaculizan la labor de organizaciones que trabajan para mitigar los efectos de la emergencia humanitaria compleja en las comunidades más vulnerables.

Por ello, este jueves 14 de enero se unieron en rechazo voceros de la Red de Derechos Humanos del Estado Zulia (Redhez), Acción Solidaria y Acción Ciudadana Contra el Sida.

Alberto Nieves, director ejecutivo de Acción Ciudadana Contra el Sida, rechazó la “criminalización” de los seis integrantes de Azul Positivo que fueron detenidos.

Asimismo, Nieves coincidió en que estas acciones afectan la labor de los trabajadores humanitarios y recordó otros casos en donde los defensores de los DD HH han sido víctimas de acciones similares.

Por su parte, Juan Berríos, representante de Redhez, exigió la liberación inmediata, sin cargos ni procesos judiciales de los cinco integrantes que permanecen detenidos.

En este sentido, también exigió el cese del “hostigamiento” y la “persecución” de las organizaciones pertenecientes a la sociedad civil.

Berríos exhortó a las agencias internacionales a realizar un pronunciamiento urgente sobre los hechos irregulares que han ocurrido en el sector humanitario del país.

Por otro lado, Feliciano Reyna, director de la sociedad civil Acción Solidaria, exigió el derecho a la libre movilización de recursos provenientes de la comunidad internacional.

Los Hechos

Juan Berríos, vocero de Redhez, relató que el pasado martes 12 de enero funcionarios de la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim) visitaron la sede de Azul Positivo para realizar un presunto procedimiento administrativo.

De acuerdo con lo relatado por Berríos, a los miembros de la organización los retuvieron en la oficina durante más de seis horas, donde los sometieron a interrogatorios sobre su trabajo.

Posteriormente los trasladaron a la sede de la DGCIM sin derecho a asistencia legal Johan León, Yordy Bermúdez, Miguel Guerra, Laynergd Gutiérrez y Alejandro Gómez.

Mientras que a Luis Ferrebuz, otro miembro de la organización, lo detuvieron en su domicilio la noche del 12 de enero y llevado hasta el recinto en el que permanecían los otros cinco miembros de la organización.

Además, los funcionarios confiscaron tres equipos de computación, el banco de datos de los beneficiarios, 12 tarjetas de alimentación y cinco equipos electrónicos.

El jueves 14 de enero se conoció que liberaron a Miguel Guerra, mientras que llevaron a los otros cinco integrantes de la organización al tribunal ordinario, luego que el tribunal militar declinara poseer alguna competencia en el caso.

El trabajo humanitario no es delito

Juan Berríos relató que funcionarios de la DGCIM se presentaron en una de las comunidades donde Azul Positivo realizaba un proyecto de alimentación.

La visita terminó en la detención de un comerciante, a quien liberaron la madrugada del 12 de enero, día en el que luego detuvieron a los miembros de la organización.

Azul Positivo es una organización que desde 2004 está trabajando por educar a la ciudadanía en materia de infecciones de transmisión sexual, compromiso que desde el 2006 también desarrollan en el ámbito comunitario.

Cabe destacar que beneficiaron a más de 43 mil personas entre 2015 y 2020, y también contribuyen con entes como la Secretaría de Salud y el Programa Nacional de Sida.

Entes internacionales como ONUSIDA y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) pueden corroborar la ardua labor que Azul Positivo ha realizado todos estos años.

Desde Rehabilitarte exigimos el cese de estas acciones irregulares que dificultan el trabajo de los actores humanitarios.

Por último, recordamos que defender los derechos humanos también es un derecho, al cual no se le debería presentar ningún obstáculo.

 

Rehabilitarte