Pandemia y hemisferios cerebrales en los más pequeños

Pandemia y hemisferios cerebrales en los más pequeños

La cuarentena por la pandemia resulta en los más pequeños un cambio de perspectivas, desde el cómo divertirse, cómo interaccionar con otros, y el cómo y cuándo aprender.

Es un “empuje social” para “todos”, un gran desafío: aprender a aprender.

Aprender a mostrar eso que quieres y debes enseñar, y aprender a comprender nuevos conocimientos desde plataformas.

La pandemia y el aislamiento físico permiten en muchos re-conocer sus capacidades o resistencias. Toca la “fibra de adaptación” que nos constituye como seres humanos.

Esto genera “revuelo en el tiempo y el espacio de acción” – asumo con responsabilidad que la creatividad puede tomar lugar en ese tiempo y espacio, siendo ganancia siempre-.

En los niños pequeños es muy favorable y beneficioso crear y jugar con un orden, esto los invita a estimular ambos hemisferios cerebrales.

Además, adquieren y desarrollan la inventiva de resolver y solucionar problemas, circunscriben nuevas formas de comprensión y aprendizaje, y también contemplan los ensayos y error.

Los hemisferios cerebrales engloban una serie de funciones diferentes y es importante conocerlas para entender por qué es recomendada por los especialistas de la salud actividades y rutinas lúdicas creativas en el día a día de los pequeños en casa.

Estimular el hemisferio izquierdo promueve la función verbal.

Es decir, cumple funciones tales como: capacidad de análisis, capacidad de hacer razonamientos lógicos, abstracciones, resolución de problemas numéricos, construcción de estrategias y deducciones.

El Hemisferio Derecho está encargado de la expresión no verbal.

En él se ubica la creatividad artística, la percepción u orientación espacial, la conducta emocional, el control de la comunicación no verbal, la memoria de sonidos y rostros, la intuición.


Es por ello que es tan necesario y urgente en estos tiempos de pandemia ocupar a los niños en dirigir su energía a la construcción creativa y lúdica.

El juego es el escenario más próximo a la realidad.

Facilitar el espacio de juego y de creación artística permite mayor desarrollo evolutivo y ejercita la inteligencia emocional en los más pequeños.

Además de suscitar herramientas de conocimiento y comunicación en los adultos.

 

Fotos: Iván Ocando.

Rehabilitarte / Psic. María Alejandra Briceño