Conciencia de enfermedad: cuando la persona conoce su padecimiento

Conciencia de enfermedad: cuando la persona conoce su padecimiento

En la actualidad, las enfermedades mentales continúan asociadas con un estigma que les convierte en una situación complicada de asimilar, por ende, quienes las padecen pueden entrar en una etapa de “negación”.

El término conciencia de enfermedad hace alusión específicamente a esa capacidad que adquiere el paciente para poder: recibir por voluntad propia su tratamiento, reconocer los síntomas de su enfermedad, conocer a profundidad su diagnóstico y, sobre todo, acudir regularmente a consulta ya sea psicológica o psiquiátrica.

Ejemplo: Si la persona sospecha que las dificultades para conciliar el sueño pueden derivar en episodios de crisis, ésta acude al especialista para prevenirlos.

Dado el caso en que no exista conciencia de enfermedad, el individuo presenta mayores posibilidades de sufrir recaídas.

Según especialistas de la fundación, el apoyo por parte de los familiares va de la mano con la atención médica especializada, ambos factores serán cruciales para que el paciente logre sentirse motivado a estabilizarse, y a adherirse al tratamiento que le pueda brindar resultados satisfactorios. El propósito es que por sí misma, la persona tenga capacidad de evaluarse internamente y tener una noción de lo que le ocurre.

Es indispensable subrayar el malestar que genera en primera instancia someterse a un tratamiento psicológico, cuya aparición le hace difícil de digerir y el paciente tiende a darle prioridad a otras alternativas de curación.  

Una vez que el individuo logre ser consciente de su padecimiento y sepa con claridad las alternativas para lidiar con él, será capaz de trascender hacia ese lugar que se ubica más allá del diagnóstico, mismo lugar en el que Rehabilitarte cree fielmente.

Jorge Fernández